Skip to content

LA ESTÉTICA DEL FRAGMENTO


Iconos-Diciembre-07La estética del fragmento en origen pertenece, también ella, tanto a las comunicaciones de masa como a las artes. En el ámbito de los media ésta se manifiesta sobre todo en la ya muy común práctica de producir objetos-contenedor, los cuales, en su interior, ya no presentan productos acabados, sino sobre todo fragmentos de otras obras.

Calabrese, O. La era neobarroca, p. 100.
Cátedra D.L. Madrid, 1989.

Si pensamos por un momento en la extremada dificultad, para el artista contemporáneo, de hacer obras renovando los materiales expresivos, nos daremos cuenta de que –considerada por hipótesis la imposibilidad de encontrar “nueva” materia plástica- los fragmentos del pasado comienzan a ser ellos el nuevo material de la hipotética paleta del artista.

Jameson, F. Posmodernidad y sociedad de consumo.
En Foster, H. La posmodernidad, p. 171.
Kairós. Barcelona, 1998.

… lo más normal ahora es trabajar con fragmentos La diversidad de maneras en que se puede emplear el fragmento por sí solo es muy amplia. El fragmento tiene por objeto, simplemente, aportar un trecho de textura, o bien contraponer tonalidad fotográfica a alguna otra técnica gráfica. Se produce como elemento motivo puramente formal, sin referencia alguna a la representación inicial. Se produce como una especie de jeroglífico, cuya identidad cambia con su separación del contexto original. Se usa a modo de imagen con connotaciones específicas conservando, su sentido iconográfico normal. Se encuentra como imagen aparentemente fortuita, con frecuencia en yuxtaposiciones incongruentes, de tipo surrealista. Y, naturalmente, estos fragmentos se hacen con el fin concreto de transmitir muchas permutaciones de esos usos.

Scharf, A. Arte y fotografía, p. 333.
Alianza D.L. Madrid, 1994.

(…) desde el punto de vista crítico, el análisis de las obras a través del uso del detalle o del fragmento es no solamente común, sino también materialmente evidente. (…) Desde su punto de vista creativo, (…) los artistas contemporáneos proceden por fabricación de obras-detalle o de obras-fragmento. (…) las nuevas tecnologías nos proponen hoy renovadas maneras de entender el detalle y el fragmento, sobre todo en el interior de las comunicaciones de masa.

Calabrese, O. La era neobarroca, p. 85.
Cátedra D.L. Madrid, 1989.

la-estética-del-fragmento

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s