Skip to content

UN ESPECTADOR CRÍTICO

Iconos-Diciembre-04Quiero decir que es indispensable que quien escucha u observa realice una toma de conciencia, abandonando la pasividad de una recepción puramente sensorial, carente de todo elemento crítico, especulativo o analítico.

 Dorfles, G. El intervalo perdido. p. 23.
Lumen. Barcelona, 1984.

Los medios de comunicación podrían explicar, analizar y favorecer el civismo de los ciudadanos, pero contribuyen con frecuencia, sobre todo la televisión, a agravar las confusiones y a multiplicar los tópicos.

 Ramonet, I. La crisis del siglo. El fin de una era de capitalismo financiero, p. 43.
Icaria Editorial. Barcelona, 2009.

(…) un espectador crítico (caracterizado por una evaluación activa durante la transmisión, por una mayor capacidad de recordar las informaciones adquiridas, por la conciencia de que existen excepciones adquiridas, por la conciencia de que existen excepciones a las representaciones proporcionadas por la TV, por la investigación activa y no por la simple exposición, por la evaluación racional de los hechos en la elaboración de las representaciones sociales de un fenómeno determinado) mostraría probablemente un proceso de elaboración de las imágenes de la realidad muy diferente del que tiene el espectador con una recepción pasiva. En el proceso de construcción social de la realidad se tiene que atribuir un papel estratégico a las dinámicas que caracterizan el momento de la fruición.

 Wolf, M. Los efectos sociales de los media, p. 117.
Paidós. Barcelona, 1994.

un-espectador-critico

The Eye, 2008