Skip to content

Arte

Quien acepta la discontinuidad de las edades, de los continentes, de los estados de la imagen, puede deshacerse de la vieja pregunta sobre el fin, y de las melancolías del “fin del arte”. No hay fin en lo absoluto, o dicho de manera más trivial: el fin del arte no es el fin de las imágenes.

 Debray, R. Vida y muerte de la imagen, p.129.
Paidós: Barcelona, 1994.

(…) argumento esencial: la propia coherencia con la lógica de las transformaciones que la cultura visual experimenta según avanza una Edad Contemporánea, en la que parte de las funciones sociales que tradicionalmente ostentaba el arte se han ido desplazando hacia las competencias de las imágenes que integran la comunicación visual masiva.

Brihuega, J. La cultura visual de masas, p. 413.
Ramírez, J.A. Historia del arte. El mundo contemporáneo.
Alianza: Madrid, 1996.

Microalephs Arte

El teórico francés Gilbert Cohen-Seat denominó iconosfera al conjunto de informaciones visuales que circulan en ese universo de los medios de comunicación masiva que suele conocerse como mediasfera. Aunque apartásemos de nuestra consideración las imágenes originadas por la alta cultura (no las de su eventual difusión masiva), el resto de la iconosfera que nos seguiría envolviendo representa un territorio cultural inmenso. Se trata de algo que abarca desde la imagen cinematográfica publicitaria, desde la carpeta discográfica a hasta el envase de producto alimenticio, desde la fotografía de prensa hasta el pin, desde un escaparate hasta ese local para celebración de banquetes familiares low-cult (…), desde un determinado estilo de maquillaje hasta la reciente costumbre estereotípica de pasearse por cualquier lugar civilizado con una botellita de agua mineral en la mano: objetos, géneros, lugares, gestualizaciones… Imágenes que ilustran sólo algunas de teselas del gran mosaico que impregna nuestro entorno cultural. Un mosaico que, sin embargo, no es algo caótico sino un todo articulado. (…) entorno contemporáneo de civilización occidental perteneciente al mundo desarrollado.

(…) La iconosfera se origina a partir de la acumulación de materiales visuales procedentes de una amplia y heterogénea tipología de géneros de expresión icónica altamente cualificados.

(…) hemos optado por escribir la estructura de la iconosfera configurándola a partir de los soportes topológicos en que se asienta sobre un modelo urbano desarrollado, pues desde esos contextos se difundan al resto poblado del planeta.

Estos soportes topológicos pueden agruparse en tres ámbitos fundamentales: ámbito público, ámbito privado, ámbito de los “registros-ventana”. A estos grandes ámbitos, contenerlo es habituales de respectivas manifestaciones de la iconosfera, habría que añadir otro, de carácter topológico inestable por aleatorio: el formado por las localizaciones eventuales de los soportes-objeto a través de los que se manifiesta ese gran sector de la iconosfera constituido, básicamente, por el ámbito de la comunicación icónica impresa.

Brihuega, J. La cultura visual de masas, p. 402 ss.
Ramírez, J.A. Historia del arte. El mundo contemporáneo.
Alianza: Madrid, 1996.